30 de junio de 2010

Capitulo 16.- Motivos y Decisiones

Perdonar no es olvidar, es recordar sin dolor, sin amargura, sin la herida abierta; perdonar es recordar sin andar cargando eso, sin respirar por la herida, entonces te darás cuenta que has perdonado
Autor desconocido


Joel POV
— No seguiré mas con este juego
— Por tu propio bien deberías –Me dijo con palabras crudas.
— No me importa lo que me pase a mí, pero lo no dejare que le hagan daño a Carla.
— Te has enamorado de ella –Soltó entre carcajadas –Tu propósito no era ese.
— Si Madre me he enamorado de ella –No le sorprendió –Para qué negarlo.
— Crees que ella te va querer después de que se entere de que estuvo todo planeado, enamorarla era parte de ello –Me hecho en cara –Que tú te enamoradas de ella no debía pasar ¿Crees que ella te va creer?
No podía estar mucho más tiempo cerca de mi Madre, aunque tuviéramos la misma sangre corriendo por mi venas no parecíamos en nada.
Aun me preguntaba Carla me amaría después de que se enterada de todo. Llegue con el propósito de vengarme de Ángel, ella al principio fue solo juguete que quería quitarle del camino a Ángel. Me mude con solo ese solo propósito en mi mente, pero esto no empezó así.
Recuerdo que aquella noche hace 6 años debieron llegar la madre de Carla y ella a nuestra casa en la capital; pero nunca llegaron esa noche, ni la siguiente. Porque a la mañana siguiente se dio la noticia de que casi toda la familia estaba supuestamente muerta.
Después de aquellas muertes se decidió que Ángel viera con nosotros, al principio se comportaba muy raro y extraño Ángel pero lo tome como normal después de tantas perdidas en tampoco tiempo.
Con el pasar de un año lo empecé a considerar como un amigo y hermano. Paso otro año, llegaron las fiestas de navidad y Ángel tenía que visitar a su abuela en la Aragón.
Cuando regreso ya no fue el mismo, a su retorno vino con la intensión de que fuéramos a vivir con haya. El se quería quedarse a vivir en la Aragón, pero eso fue anuncio de los problemas que empezaran a tener mis padres por culpa del. Mi padre apoyaba Ángel hasta más que mí en ese asunto, no le importo que mi madre y yo tuviéramos que dejar nuestras vidas. Ya las teníamos hechas aquí y empezar de nuevo era para nosotros algo insoportable.
Los meses siguientes empezó el divorcio de mis padres por ese estúpido y su deseo de venirse a vivir a la Aragón.Lo odie a partir de ese momento y con mi madre supongo que no ayudaba influensandome odio contra el.
Cuando mi Madre me propuso venir unos meses con mi padre me encanto la idea, podría vengarme de aquel. Le conté a mi madre sobre mis planes y le parecieron perfectos. Hasta me felicito, pero después me conto parte de la verdad que pase aquella noche trágica hace 6 años y me hizo enfurecer.
Llevaba desde divorcio de mis padres que no veía mi padre y sin en el mínimo interés de su parte por verme creció no solo mi odio por Ángel, sino que también por mi padre que lo prefería a él. Posteriormente de mi llegada a la casa mis peleas con Ángel no cesaban y mi frial hacia mi padre igual.
Mi madre cada semana venia a verme en secreto y cuando le conté de la hermana aparecida y de Carla; yo pensaba que nada mas era el juguete de Ángel en ese momento. Me sugirió que la enamorada y así Ángel le fastidiaría el asunto.
Todo empezó como un juego, una venganza. Cada día iba conociendo a Carla y me parecía una de las niña más dulce; realmente no supe cuanto la quise hasta que se apoderaron los celos de mí. Verla con Ángel me enfurecía y mas con la posibilidad de que fuera solo un juguete para él.
Mis celos por poco llegan a ser fuente de la perdida de Carla o si quien sabe a la mejor ya es caso perdido. Qué tal si ya no me quiere después de tan mal que la trate y ahora que me acuerdo tengo que cancelar la cita con Mónica.
Carla POV
— ¿Qué tal tu tobillo? –Pregunto Ángel.
— Solo me duele pero mañana estará bien
Me ayudo a llegar a mi habitación, en todo el camino no nos tropezamos con Joel. Aunque a la mejor estaba con si preciosa Mónica; todavía faltaba media hora para la hora de comer.
Me acosté en pequeño sillón que había cerca de la ventana, desde ahí podría ver cuando llegara Joel. Agarre mi “Oso Joel”; antes de irme de mi otra casa no podía irme sin él.
Cerré los ojos y me imagine que Joel pudiera estar a mi lado en estos momentos.
Joel POV
Tenía claro lo que iba hacer, ya no me importaba Rogelio y sus asunto, mucho menos mi madre, haría lo que quisiera y eso era estar cerca de Carla. Fui directo a la cocina esperando encontrarme con Ella en la cocina otra de sus pasiones de Carla, el cocinar de fascinaba.
— Hola Rosita –estaba decepcionado por no encontrarla ahí. Rosita empezaba a servir la comida.
— Hola Joel –Se volteo a verme – ¿Qué tal tu día?
— Cansado, pero creo que mejora -Resumí.
— Hazme un favor Joel –Era raro que Rosita pidiera favores.
— El que quieras Rosita.
— Podrás subirle la comida a Carla –Me encantaba la idea, aunque me hacia preguntarme porque ella no bajaba –Es que se lastimo el tobillo el tobillo –Me explico, pareciera que leyera mi mente.
Me guiño el ojo y me dio una bandeja con sopa y una milanesa. Hasta ahora no había conocido la habitación de Carla antes de que supiera que era para ella para nada me interesaba conocerla.
Al entrar pude ver la perfecta habitación para ella, color rosa su favorito. Pero eso no fue lo único que vi, estaba recostada en un sillón cerca de la ventana que daba hacia a la ventana; no me sorprendía que se hubiera quedado dormida ahí.
Entre sus brazos tenía el oso que le regale en nuestra primera y única cita. Después de lo que hice pensé que lo había tirado. Parecía algo torcida en ese pequeño sillón, la cargue hasta la cama teniendo cuidado de que no se despertara. Busque en su closet alguna cobija y la arrope.
Sin poder resistirme acariciar su mejilla, me senté aun lado de ella y empecé a susurrarle uno de mis poemas favoritos.
Perdóname mi amor, si te engañe
Si te mentí.
Perdóname si no supe cómo hacerte
Reír, si no supe amarte
Como lo hiciste a mí. Perdóname
Yo no supe valorar, tu corazón
Y lo deje tan solo que no vi
Cuanto sufrías por mí.
Y ahora que no estás entiendo bien
La soledad que sentiste conmigo
Y que feo se siente. Ahora lo entiendo
Perdóname mi corazón.
Yo sé que no será fácil de hacerte
Volver adonde mi, fueron tantas
Las promesas rotas incumplidas
Por mí. Que entiendo si no me
Vuelves a creer.
Pero ya no te digo más ahora te
Demostrare que te amo mi vida
Te lo voy a demostrar, pues ya
No puedo vivir sin ti.

— Joel –Abrió los ojos de de repente Carla.

1 comentario:

MuñEkiTa CaT dijo...

Hola!
Permiteme presentarme soy Catherine, administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial,
me encantaría poner un link de tu blog en mis sitios web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a munekitacat@hotmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Catherine